Reflexión I: Deporte y Empresa

businness&sport

La tendencia actual en el mundo del deporte minoritario (económicamente hablando) es ver como el patrocinio por parte de las instituciones privadas se coloca por encima del patrocinio público, más que nada porque no hay dinero público. Esto es algo que a mí me preocupa.

Creo, como dije en un post anterior, que el deporte debe de ser una cuestión de Estado al cual se le debería de prestar más atención. El gobierno ayuda a los partidos políticos con más de 150 millones de euros (ME), a las fundaciones de ciertos partidos políticos con más de 20ME y a los sindicatos con más de 20ME. El deporte recibe unos míseros 6,1ME. De acuerdo que estemos en crisis y que haya menos dinero público, pero para mí el principal problema es la repartición de ese dinero (sin contar con la cantidad de dinero público que ponemos de nuestro bolsillo todos los españoles y que luego se queda en manos de unos pocos políticos corruptos).

Por este motivo, lo ideal para mí no sería que la tendencia de financiación pública/privada del deporte pase de 80/20 a 20/80; sino que las partidas del estado destinadas al deporte sean mayores y todo esto vaya en sinergia con las financiaciones privadas, que formarían un recurso más de apoyo al deporte. Es un pez que se muerde la cola en sentido positivo: si el estado apuesta por el deporte, las empresas toman conciencia y a su vez éstas apuestan más. La realidad es que las instituciones privadas tienen mucho que ganar apoyando al deporte, el problema es que desconocen el mundo deportivo y el cómo obtener beneficios. Para poder solucionar este problema es necesario que intervenga el estado o que salga un visionario rico tipo Steve Jobs y revolucione el concepto de deporte-empresa.

Los valores del deporte están muy unidos a los valores de la empresa, podríamos decir empresa_deporteque son dos mundos diferentes pero paralelos, creados bajo el mismo patrón. El marketing trata de vender valores, por ello la combinación deporte-empresa puede dar un resultado sorprendente. Falta apostar por ella y generar la bola de nieve.

Mi visión con respecto a todo esto la resume muy bien Ángel Sanz, acerca de como el deporte debe reinventarse:

“Por eso creo firmemente en que el deporte y la educación deben ir unidosLa mayor aportación que puede hacer hoy el deporte a la sociedad española es la de sus valores. Y el reto está en capitalizar esa aportación. Para eso se necesita un Plan de Acción hecho por gente profesional y creativa. Y hay muchos en ese ejército capaces de hacerlo.”

Hace poco se firmó un compromiso empresarial, reflejo de como la unión de estos dos mundos puede llegar a  ser potente.

Debe de existir el cambio, la innovación y una continuidad que no dependa de la decisión que se tome el próximo 7 de septiembre acerca de la futura ciudad olímpica para 2020, ya que, con o sin olimpiadas, el deporte seguirá existiendo y siendo importante.